EL JUEVES ESTRENA “POR UN TIEMPO”

 “El arte se cocina a fuego lento”

Imagen

Gustavo Garzón debuta como realizador en un filme sobre un matrimonio que espera su primer hijo, y el marido descubre que ya era padre.

Cuenta Gustavo Garzón que, muchos años atrás, decidió que iba a hacer una película. Más que hacerla y dirigirla, tenía ganas de escribirla. De crear una historia simple pero profunda, austera y sin embargo intensa, sin miedo a emocionar, bien construida. Su larga carrera de actor lo había puesto siempre del otro lado, el de intérprete de historias y emociones escritas por otros. Tal vez por esto Garzón sabía que ni el mejor actor es capaz de salvar un guión malo, y que, en sus propias palabras, “sin un buen guión es imposible hacer una buena película”. Diez años de trabajo, escritura y reescritura después, todo ese esfuerzo cristaliza en una opera prima que fue elegida para la apertura de la Muestra de Cine Latinoamericana de Cataluña y que aquí se estrena el jueves.

Por un tiempo cuenta el drama de un matrimonio burgués que espera la llegada de su primer hijo, y que entra en crisis cuando el hombre descubre que ya es padre de una hija de 12 años, introvertida y de origen humilde, de la que nunca había tenido noticias. La joven Mora Arenillas tiene el papel de la hija preadolescente, y el matrimonio es interpretado por Esteban Lamothe (El estudiante) y Ana Katz (Una novia errante, El juego de la silla). Por un tiempo es una película austera e intimista que sorprende y conmueve tanto por su simpleza, bien entendida, como por su atrevimiento.

¿Trabajaste vos solo en el guión?

Lo escribí yo, durante diez años, pero tuve mucha gente que me ayudó. Consejeros. Amigos con conocimiento de cine que iban mostrándome las fallas. Yo soy muy rápido para reconocer fallas propias y me entusiasmaba descubrir los errores, porque sentía que había lugar para mejorar y seguir aprendiendo. Así que el trabajo más largo fue el de escritura. Lo de dirigirla decantó después, casi naturalmente.

¿Cómo te sentiste en el rol de director?

Me sentí fantástico. Andaba por el set y ni sabía cómo se llamaban las cosas, descubriendo algo nuevo cada día. Me pareció un momento pleno, y trabajé con un equipo maravilloso. Creo que empecé a descubrir qué tipo de película quería hacer recién cuando empecé a elegir las locaciones. Antes de eso, en las reuniones de equipo me preguntaban qué película tenía en la cabeza y yo respondía: “Quiero hacer una película linda”. Y ellos me decían: “¿Pero linda cómo?” (risas), porque claro, lo que es lindo para uno… Pero fue apareciendo. Y terminó de aparecer con las actuaciones de Esteban, Ana y Mora, que pusieron muchísimo. Yo no le dije casi nada a ningún actor. Nada más los elegí. Y después de que leyeron el guión me di cuenta de que habían entendido perfectamente lo que tenían que hacer. Fue más seguirlos yo a ellos que ellos a mí. Me entregué y me dejé llevar. Lo único que les di fue confianza, motivación y cariño.

¿Qué fue lo que más cambió en la historia en estos diez años de trabajo?

La historia fue siempre la misma, pero cambió estilísticamente. Yo estaba muy impregnado del lenguaje televisivo, su velocidad, su sobreexplicación… Y descubrí que en el cine lo que gana es la economía de palabras y la imagen como elemento narrativo. Con la película yo buscaba la emoción, pero a veces cuando alguien busca la emoción la sobreactúa, entonces la gente se da cuenta de que la quieren emocionar y se resiste. Entonces yo de cía: ¿cómo hago para emocionar sin que sea forzado? Te diría que me obsesioné con eso. Contar con lo menos posible, y que cada cosa que apareciera estuviera por algún motivo. En cada reescritura sentía que ya tenía el guión, pero después lo mostraba y mis consejeros me decían: “Te falta” (se ríe). Así que seguí trabajando. No me apuraba nadie, y yo creo que el arte se cocina a fuego lento. Si uno quiere hacerlo en serio, lleva tiempo. Fue un tiempo de gran aprendizaje. Ahora estoy por cumplir 58 años, para la próxima película no sé si volvería a tomarme diez años. Estoy trabajando en un guión, pero esta vez intentaré achicar un poquito los tiempos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s